Si su rodilla está severamente dañada por artritis o una lesión, le puede resultar difícil realizar actividades simples, como caminar o subir escaleras. Usted puede sentir dolor incluso mientras está sentado o acostado.
Si los tratamientos no quirúrgicos como los medicamentos y usar soportes para caminar ya no ayudan, tal vez usted querría considerar la cirugía de reemplazo total de rodilla. La cirugía de reemplazo articular es un procedimiento seguro y efectivo para aliviar el dolor, corregir la deformidad de la pierna y ayudarlo a retomar las actividades normales.

La cirugía de reemplazo de rodilla se realizó por primera vez en 1968. Desde entonces, las mejoras en materiales y técnicas quirúrgicas han aumentado enormemente su efectividad. El reemplazo total de rodilla es uno de los procedimientos más exitosos en toda la medicina. Según la Agencia para la Investigación y Calidad de la Atención Médica, más de 600,000 reemplazos de rodilla se realizan cada año en los Estados Unidos.

CAUSAS

La causa más común del dolor crónico de rodilla y la discapacidad es la artritis. Aunque hay muchos tipos de artritis, la mayoría del dolor de rodilla es causado por solamente tres tipos: osteoartrítis, artritis reumatoide y artritis post-traumática.

 – Osteoartrítis. Este es un tipo de artritis de “uso y desgaste” relacionada a la edad. Por lo general ocurre en personas de 50 años de edad o mayores, pero puede ocurrir en personas más jóvenes también. El cartílago que acolcha los huesos de la rodilla se ablanda y se desgasta. Los huesos entonces frotan uno con otro, causando dolor y rigidez de la rodilla.

 – Artritis reumatoide. Esta es una enfermedad en la que la membrana sinovial que rodea a la articulación se inflama y engruesa. Esta inflamación crónica puede dañar al cartílago y eventualmente causar pérdida de cartílago, dolor y rigidez. La artritis reumatoide es la forma más común de un grupo de trastornos denominado “artritis inflamatoria”.

 – Artritis post-traumática. Esta puede desarrollarse después de una lesión seria de la rodilla. Las fracturas de los huesos que rodean la rodilla o los desgarros de los ligamentos de la rodilla pueden dañar el cartílago articular con el paso del tiempo, causando dolor de rodilla y limitando la función de la rodilla.

DIAGNOSTICO

Una evaluación por un cirujano de rodilla consiste de varios elementos:

1. Antecedentes médicos. Su cirujano  reunirá información de su salud general y le preguntará sobre el grado de dolor de su rodilla y su capacidad para funcionar.

2. Un examen físico. Esto evaluará la movilidad, estabilidad y fortaleza de la rodilla, y la alineación global de la pierna.

3. Radiografías (rayos X). Estas imágenes ayudan a determinar el grado de daño y deformidad en su rodilla.

4. Otros exámenes. Ocasionalmente exámenes de sangre, o estudios avanzados con imágenes como una resonancia magnética (MRI), pueden ser necesarios para determinar la condición del hueso y tejidos blandos de su rodilla.

TRATAMIENTOS

Existen multiples opciones de tratamiento, dependiente del grado de lesión que presente.

Es remplazo de rodilla o prótesis de rodilla.

La decisión de someterse a cirugía de reemplazo total de rodilla debe ser una decisión colaboratíva entre usted, su familia, su médico de familia y su cirujano ortopédico. Su médico podría derivarlo a un cirujano ortopédico para una evaluación completa para determinar si usted se podría beneficiar de esta cirugía.

SÍNTOMAS

Cuando usted se lesiona un ligamento cruzado anterior, podría oír un “crujido” y podría sentir que su rodilla cede dejándolo sin apoyo. Otros síntomas típicos incluyen:

Dolor con inflamación. En las siguientes 24 horas, su rodilla se hinchará. Sin tratamiento, la hinchazón y el dolor podrían resolverse por sí solos. Sin embargo, si usted intenta retomar los deportes, su rodilla probablemente estará inestable y usted se arriesga a sufrir daños adicionales al cartílago que acolcha su rodilla (menisco).

  • Pérdida del rango completo de movimiento
  • Dolor a la presión a lo largo de la línea articular
  • Incomodidad al caminar

¿CUÁNDO SE RECOMIENDA LA CIRUGÍA?

Hay varias razones por las que su médico podría recomendar la cirugía de reemplazo de rodilla. Las personas que se benefician de la cirugía de reemplazo total de rodilla a menudo tienen:

  • Dolor severo o rigidez de la rodilla con limitación de las actividades cotidianas, incluyendo caminar, subir escaleras, sentarse y levantarse de una silla. Usted podría tener dificultad para caminar más que unas pocas cuadras sin dolor significativo y podría necesitar usar un bastón o andador.
  • Dolor de rodilla moderado o severo mientras descansa, tanto de día como de noche
  • Inflamación e hinchazón crónicas de la rodilla que no mejoran con el reposo ni con medicamentos.
  • Deformidad de la rodilla (un combado de la rodilla hacia afuera o hacia adentro)
  • No experimentan una mejoría sustancial con otros tratamientos como medicamentos antiinflamatorios, inyecciones de cortisona, inyecciones lubricantes, terapia física u otras cirugías

Candidatos para cirugía
No hay restricciones absolutas de peso ni de edad para el reemplazo total de rodilla.

Las recomendaciones para la cirugía se basan en el dolor y discapacidad de un paciente, no en la edad. La mayoría de los pacientes que se someten a reemplazo total de rodilla tienen entre 50 y 80 años, pero los cirujanos ortopédicos evalúan a los pacientes individualmente. Se han realizado reemplazos totales de rodilla con éxito en todas las edades, desde el joven adolescente con artritis juvenil hasta el paciente anciano con artritis degeneratíva.

Expectativas realistas
Un factor importante en la decisión de someterse a la cirugía de reemplazo total de rodilla es entender lo que la intervención puede y no puede hacer.

Más del 90% de las personas que se someten a cirugía de reemplazo total de rodilla experimentan una reducción drástica del dolor de rodilla y una mejoría significativa en la capacidad de realizar actividades comunes de la vida diaria. Pero el reemplazo total de rodilla no le permitirá hacer más de lo que usted hacía antes de desarrollar artritis.

Con el uso y la actividad normales, cada implante de reemplazo de rodilla comienza a desgastarse en su espaciador plástico. La actividad excesiva o el peso pueden acelerar este desgaste normal y pueden causar que el reemplazo de rodilla se afloje y se torne doloroso. Por lo tanto, la mayoría de los cirujanos desaconsejan las actividades de alto impacto como correr, trotar, saltar u otros deportes de alto impacto por el resto de su vida después de la cirugía.

Actividades normales después de un reemplazo total de rodilla incluyen caminar sin límite, nadar, jugar al golf, conducir automóvil, senderismo liviano, andar en bicicleta, baile de salón y otros deportes de bajo impacto.

Con la modificación adecuada de las actividades, los reemplazos de rodilla pueden durar muchos años.

¿QUIERES AGENDAR UNA CITA?

Nombre*

E-Mail*

Doctor

Asunto

Mensaje

Los campos marcados con * son obligatorios.