FRACTURAS EN ADULTOS MAYORES

Los adultos mayores de 65 años son quienes sufren más casos de caídas, cuyas lesiones pueden ser causantes de la pérdida gradual de la movilidad y la agilidad al caminar, requiriendo hospitalizaciones y tratamientos durante toda la vida a causa de una fractura, la cual debe ser tratada por un Especialista Traumatólogo para asegurarse de que la persona afectada reciba el tratamiento adecuado.
 

La calidad y densidad de los huesos se va deteriorando con el paso del tiempo, especialmente si el adulto no se alimenta adecuadamente ni realiza actividades físicas, por lo que los huesos se van volviendo cada vez menos resistentes, más porosos y con mayor probabilidad de romperse.
Cuando se presenta una fractura, el Especialista Traumatólogo además de dar atención a la parte del cuerpo afectada, realiza exámenes físicos, rayos X y análisis clínicos para conocer los antecedentes del paciente, detectar fracturas previas, infecciones, tumores y enfermedades crónico-degenerativas que se encuentre implicadas en la fractura y que puedan dificultar el proceso de sanación.

 

Para prevenir las fracturas en la tercera edad se recomienda:


• Llevar una dieta balanceada, rica en calcio y hierro natural.
• Realizar ejercicio moderado pero constante, en caso necesario, debe ser vigilado por el médico.
• Acudir al médico al menos una vez al año para el control del metabolismo óseo por medio de densitometrías óseas, rayos X y la prescripción de suplementos de calcio y/o medicamentos en caso de ser necesario.
• Uso de calzado adecuado, con suelas antiderrapantes para prevenir resbalones en pisos lisos.
• Colocar antiderrapantes y pasamanos en el baño y las escaleras.
• Evitar el consumo de tabaco.